HOME

CATEGORÍAS TIENDA

TERAPIAS

SOLUCIONES PARA


 

Los microplásticos y nanoplásticos, como sugiere su nombre, son plásticos muy pequeños (de tamaño inferior a 5 mm) que se pueden fabricar así desde un inicio, o quedar de ese tamaño como resultado de la degradación y fragmentación de artículos de plástico más grandes.

En la actualidad, están distribuidos en todo nuestro ecosistema, y de forma especial en el medio acuático. El manejo inadecuado de los desechos plásticos ha provocado la contaminación de los ambientes de agua dulce, estuarios y marinos. Como estos compuestos se degradan con mucha dificultad, permanecen en el medio ambiente durante décadas.

 
 
 

¿Qué son y dónde están estos compuestos? ¿Son peligrosos para la salud?

Aquí te contaremos un poco más:

 

Además de la contaminación ambiental, uno de los problemas derivados de esta situación es la presencia creciente de microplásticos en la cadena alimentaria. 

Los plásticos, en general, constituyen una amplia familia de polímeros sintéticos y semisintéticos. Son materiales resistentes, flexibles y duraderos que derivan de recursos fósiles (como carbón, gas natural o petróleo crudo) y, también, de productos orgánicos (como celulosa, almidón, maíz, etc.).

 

MICROPLÁSTICOS EN EL AGUA:
 

 
¿Dónde se encuentran los microplásticos? En la actualidad, están distribuidos en todo nuestro ecosistema, y de forma especial en el medio acuático. El manejo inadecuado de los desechos plásticos ha provocado la contaminación de los ambientes de agua dulce, estuarios y marinos. Como estos compuestos se degradan con mucha dificultad, permanecen en el medio ambiente durante décadas.  

 

 

MICROPLÁSTICOS EN ALIMENTOS:

Los microplásticos pueden incorporarse a la cadena trófica mediante la ingestión directa. Es decir, cuando un animal los ingiere. Esto se ve de manera muy clara con los animales marinos, que pueden ingerir directamente los microplásticos que hay en el agua o hacerlo a través de otros animales marinos que a su vez han ingerido microplásticos en suspensión.

Además, estos compuestos también pueden estar presentes en los alimentos por simple deposición en su superficie a lo largo de toda la cadena de producción y consumo, como sucede con las microfibras que forman parte del polvo atmosférico. Pero es sobre todo en los animales marinos (peces, crustáceos, moluscos) donde encontramos las concentraciones más altas de microplásticos.

Ahora bien, la presencia de estos compuestos no es igual en todos los animales:

  • En los peces, si bien la concentración es elevada, los microplásticos se hallan sobre todo en el aparato digestivo (estómago e intestinos); unas partes que solemos desechar. Por tanto, nuestra exposición es pequeña.
  • En los crustáceos y moluscos, en cambio, nuestra exposición es mayor porque los comemos enteros.
  • En las harinas de pescado también puede haber microplásticos. Estas harinas se usan en alimentación animal, por lo que estas partículas pueden aparecer en alimentos no marinos.

MICROPLÁSTICOS EN TU ARMARIO:

Dentro de este sistema de consumo y las cadenas de ropa low cost han inundado nuestros roperos. Con un precio bajo, ofrecen ropa actual y a la moda con las que se visten millones de mujeres, hombres y niños. Gracias a la filosofía de ofrecer moda y ropa accesible a todo el mundo, han creado imperios comerciales que dejan una enorme huella en el ecosistema y en nosotros mismos.

El precio de sus prendas dice mucho de cómo se fabrican, en qué condiciones se cosen y con qué materiales se crean. Muchas de estas telas, que son fáciles de lavar, secar y que no se arrugan o encogen, son mucho más económicas que otras fibras naturales.

Si te paras a mirar las etiquetas de la ropa que compras, verás que casi toda está realizada a partir de material plástico. Puede que sea de forma parcial, al mezclar fibras sintéticas con tejidos naturales (algodón, lino o lana), o de forma total. Normalmente es más frecuente su versión total, nos referimos al 100% nylon, poliester, lycra, etc. Todas estas fibras sintéticas son derivadas del petróleo y mucho más económicas que las naturales, por eso son comunes en marcas de ropa barata. Los microplásticos más comunes provienen de telas sintéticas.

MICROPLÁSTICOS PARA NUESTRA SALUD:


 
A pesar de que todavía se ha analizado poco, todos los expertos señalan que los plásticos son más peligrosos para nuestra salud como más pequeños son. Uno de los estudios más recientes en este ámbito, liderado por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), concluye que los nano plásticos afectan la composición, la diversidad y la funcionalidad del microbioma intestinal. Cuando se modifica el microbioma intestinal surgen alteraciones en los sistemas inmunitario, endocrino y nervioso.

El 90% de los plásticos que ingerimos acabarán excretados, pero una parte se fragmentará en nano plásticos. Son tan pequeños que son capaces de penetrar en las células y causar efectos nocivos. El estudio constata que se han descrito alteraciones en la absorción de nutrientes, reacciones inflamatorias en el revestimiento intestinal y efectos sobre el metabolismo y la capacidad de producir energía del cuerpo y, finalmente, alteraciones en las respuestas inmunitarias. No se sabe que puede pasar aun si la exposición a nano plásticos es a largo plazo, acumulada generación tras generación, pero se teme que pueda dar lugar a cambios impredecibles hasta en el mismo genoma.

OTROS EFECTOS:

También se ha constatado que, en humanos, las partículas de plástico pueden alojarse en los pulmones y el aparato digestivo. Y pueden llegar a los conductos linfáticos y ganglios y, finalmente, a varios órganos del cuerpo, como la médula ósea, los riñones, el bazo o el hígado. Los médicos se encuentran con la dificultad añadida de que las lesiones que pueden producir son similares a las de otros tóxicos y, por tanto, es complicado relacionarlas con los plásticos con la tecnología actual.

¿Reducir la contaminación de plásticos es posible?

Con estos pequeños consejos, puedes reducir la presencia de los microplásticos en tu casa, en el medioambiente y en tu organismo:

Limpia el ambiente de tu casa de microplásticos.

  • Ventila las habitaciones de tu casa abriendo las ventanas regularmente.
  • Mantén limpia tu casa, aspira y barre con asiduidad.
  • Si usas purificadores de aire o humidificadores sanearás el aire.
  • Usa detergentes ecológicos, estropajos hechos de fibra natural y productos de limpieza menos agresivos
  • Para refrescar y desinfectar el aire, puedes hacer un spray con agua y una cucharada de bicarbonato de sodio. Así atraparás las partículas en suspensión.
  • Opta por tejidos y textiles naturales. Reduce la cantidad de ropa fabricada con telas plásticas sintéticas en tu armario, las cuales liberan diminutos microplásticos.
  • Deja los zapatos en la entrada de casa cuando llegues.

Porque nos afecta a todos, animales y humanos.

No queremos alarmarte o exagerar. Hay infinidad de estudios y noticias que lo prueban. Solamente hace falta que mires un poco por la red para investigar a fondo y ver que es real. Los microplásticos se encuentran en todos los medios, sean terrestres o acuáticos. Se encuentran en animales, también en los alimentos y ahora también en muestras humanas.

Esperamos que con estas informaciones y consejos, pruebes de reducir la contaminación por microplásticos en la vida diaria y por supuesto, ¡no acaben siendo parte de tu dieta!.

 

¡Comparte este artículo sobre los microplásticos si te ha gustado o crees que es interesante para poner nuestros consejos en la práctica!

Entre todos podemos hacer que cada vez más personas sean conscientes de que vivir sin tanto plástico es posible.

 

Con pequeños cambios podemos hacer mucho por nuestra salud y por el planeta.
¿Lo hacemos? ¿Nos ayudas?

 
 

¿Te gustó el artículo? Comparte esta nota 
¡Hasta la próxima!
0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito esta vacíoVolver a la Tienda
    ×